¿Qué es el Vaginismo? Síntomas y tratamientos

1538
vaginismo

El vaginismo es una disfunción sexual que se presenta en algunas mujeres.

Pero…

¿Qué es una disfunción sexual?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la disfunción sexual como “varias maneras en que un individuo es incapaz de participar en una relación sexual como ella o él desearía”. 


Se estima que las disfunciones sexuales afectan cerca del 43% de las mujeres y el 31% de los hombres.


¿Qué es el vaginismo?

 

En el vaginismo, los músculos que rodean la vagina se contraen de tal manera que se dificulta, y a menudo imposibilita, la penetración, provocando dolores de muy diversas intensidades en el área genital, tanto durante como después del coito, dolor que se define como dispareunia.

La contracción de los músculos de la vagina no es una acción voluntaria, es una respuesta totalmente ajena o independiente del amor e incluso del propio deseo sexual, donde aparentemente el cerebro sabotea el cuerpo de la mujer, cerrando el introito vaginal al momento de la penetración.

En muchos casos la mujer no se da cuenta de esta reacción que se presenta en su cuerpo, y aunque es posible que tras la excitación se logre la penetración e incluso un orgasmo, es claro que habrá cierto tipo de problemas o molestias, dependiendo del nivel de vaginismo que se sufra.

vaginismo

Causas del Vaginismo

Aunque puede deberse a causas biológicas, su mayor incidencia es por cuestiones de tipo psicológico.


Te puede interesar: ¿Impotencia psicológica? 10 causas mentales que provocan disfunción eréctil


Otra de las razones a nivel psicológico que puede provocar vaginismo es el posible antecedente de un abuso sexual, el cual pudiera haberse presentado desde las primeras etapas de la vida de una mujer, o incluso en la adultez, tras sufrir un intento de estupro, o una violación en forma.

Tratamiento

El primer paso antes de intentar algún tipo de tratamiento es determinar el origen del problema.

Es muy normal que quienes sufren vaginismo visiten en principio a un ginecólogo.

Normalmente estos especialistas están lo suficientemente sensibilizados para saber que pueden existir causas de tipo biológico, psicológico o incluso ambas.

Los síntomas pueden deberse a factores físicos como la falta de lubricación, infecciones o lesiones musculares en la vagina, que en su caso pueden ser tratados con ciertos materiales o medicamentos.

Pero la mayoría de los casos de vaginismo requieren de un especialista de la conducta. Consultar a un psicólogo o psicoterapeuta el primer paso tras descartar un problema biológico.

Existen muchas opciones para quienes sufren vaginismo: tratamiento psicológico a través de una terapia individual o de pareja; tratamiento sexológico, clínico y médico.

No es algo que se pueda solucionar de un día para otro, pero mientras más pronto se afronte el problema, más rápido llegará la solución.