Historia y actualidad del vientre de alquiler

0
137
vientre de alquiler

Vientre de alquiler, útero de alquiler, madre de alquiler o gestación subrogada; es la técnica de reproducción asistida en la que una mujer aporta su vientre para gestar un bebé de terceros.


Te puede interesar: Tipos de gestación subrogada; implicaciones y consecuencias


A lo largo de la historia de la humanidad, antiguas sociedades ya permitían la práctica del alquiler de vientre.

Un embarazo acordado entre un hombre cuya esposa no podía darle un hijo y una mujer que lo gestaría hasta su nacimiento.

Sin embargo, la técnica era obviamente la más rudimentaria disponible y, por supuesto, natural: la concepción por contacto sexual.

Es seguro que este tipo de acuerdo se pactaba de manera irregular, pero sin duda siempre suscitando sentimientos muy diversos, desde conflictos emocionales hasta disputas sobre lo que se ofrecía a cambio.

Vientre de alquiler en la época moderna

El vientre de alquiler toma otra dimensión en los tiempos modernos al ser posible la unión de un esperma con un óvulo e implantarlo de manera artificial.

Concebir y llevar un bebé para otra persona o pareja, no sería posible sin los acontecimientos históricos legales y el progreso científico que se dieron desde los años 60.

Antecedentes legales

Uno de los hechos que marcaron precedente fue el famoso caso de Roe vs Wade.

Dallas, Texas, 1973. Norma McCorvey (alias Jane Roe),  reclamó su derecho al aborto ya que su embarazo se debía a una violación.

Tras tres años de litigio (el bebé nacería durante el proceso), la corte falló a favor de Roe, lo cual permitió a las mujeres el derecho legal de controlar las funciones reproductivas de sus cuerpos

La decisión fue histórica, obligando a modificar todas las leyes federales y estatales que proscribían o que restringían el aborto, y que eran contrarias con la nueva disposición.

El reconocer en los Estados Unidos el derecho a la mujer a decidir sobre su derecho al aborto, se sientan las bases para la preservación de sus derechos, de su privacidad y de su libertad personal.


En 1980 se firmó el primer contrato de gestación subrogada comercial, en el que la gestante recibió 10 mil dólares por dar luz al bebé de alguien más


A partir de entonces, y debido a los diferentes conflictos que se suscitan, las leyes han ido ajustando sus criterios, pero en muchos casos aún es una situación poco clara y con inconsistencias.

Antecedentes científicos del vientre subrogado

Fue en 1985, también en los Estados Unidos, donde por primera vez se pudo transferir al útero de una mujer un embrión creado con los gametos de los padres de intención, lo cual se logró gracias a la técnica de concepción asistida en laboratorio: fecundación in vitro (FIV).


Se estima que han nacido más de tres millones de niños concebidos in vitro alrededor del mundo


Recientes investigaciones confirman que bebés nacidos bajo este método no presentan diferencias en comparación con los nacidos de forma natural.

Conclusión

Diversos estudios indican que todavía existen limitaciones metodológicas sobre la maternidad subrogada.


Te puede interesar: Maternidad subrogada; la regulación en LATAM y España


Sin embargo, se ha podido confirmar que la mayoría de los arreglos de vientre de alquiler se llevan a cabo con éxito, y que la mayoría de las madres sustitutas están lo suficientemente motivadas para no presentar dificultad a la hora de separarse de los niños nacidos, como resultado de un acuerdo bien manejado.

Maternidad subrogada o gestación subrogada

Por otro lado, el resultado perinatal de los niños es comparable a la FIV estándar y la donación de ovocitos, y no existe evidencia de daño a los nacidos como resultado de la subrogación. Sin embargo, estas conclusiones deben ser interpretadas con precaución.

Una de las vertientes que se deben analizar con detenimiento, por la falta de estudios al respecto, es la de los niños nacidos de maternidad subrogada transfronteriza (conexión con al menos dos sistemas jurídicos diferentes), donde entran en juego las normas de derecho internacional privado en materia de filiación. o que crecen con padres homosexuales.

Sea cuales fueren los “avances” legales y tecnológicos en la práctica de vientre de alquiler, siempre se plantean cuestiones éticas:

¿Debería hacerse sólo por motivación altruista?, ¿debería existir un perfil psicológico de la gestante ideal?, ¿vale la pena?

¿Tú qué opinas? Déjanos tu comentario abajo, y comparte.


 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here