Tipos de gestación subrogada; implicaciones y consecuencias

0
125
gestación subrogada

Gestación subrogada: método de reproducción asistida, mediante el cual una mujer acepta llevar un embarazo por otras personas quienes, tras su nacimiento, se convertirán en sus padres

La gestación subrogada –erróneamente conocida como maternidad subrogada-, es una forma en la que una pareja que sufre de algún impedimento para procrear, pueda tener hijos sin recurrir a la adopción.


Te puede interesar: Maternidad subrogada; la regulación en LATAM y España


Esto se realiza a través de una “madre sustituta” quien hará las veces de “incubadora” durante el tiempo que dure el embarazo.

Las razones comunes por las que las parejas buscan una sustituta pueden ser muy diversas:

  • El aborto espontáneo o recurrente, que implica la pérdida espontánea de un feto antes de la semana 20 del embarazo.
  • La falla repetida en fecundación in vitro (FIV)
  • La menopausia prematura
  • Enfermedades del útero o ausencia de este.

Historia de la gestación subrogada

La gestación subrogada ha existido prácticamente siempre en la historia de la humanidad.


En el Génesis, Sara, esposa de Abraham, propicia la procreación de un hijo entre él y su esclava Agar


Desde la época del imperio babilónico, su sociedad permitía esta práctica, evitando así la posibilidad de provocar un divorcio entre la pareja cuando la mujer era infértil.

En la época moderna, la gestación subrogada ha logrado importantes avances, gracias a la investigación y el desarrollo de procedimientos a lo largo del siglo pasado.

Año 1944

El profesor de la Harvard Medical School, John Rock fue el primero en fertilizar óvulos humanos fuera del útero.

Año 1953

Por primera vez con éxito, Bunge y Sherman logran inseminar a mujeres gracias a la criopreservación de esperma humano.

Año 1971

Se abre en Nueva York el primer banco de esperma comercial.

Año 1978

Nace en Inglaterra la primera “bebé de probeta” (FIV).

Año 1980

Un abogado de Michigan elabora el primer contrato de subrogación.

Año 1985

Una mujer lleva a buen fin el primer embarazo sustituto gestacional.

Año 1986

Surge una de las batallas de subrogación más conocidas en los Estados Unidos:

William y Elizabeth Stern colocan un anuncio en los periódicos de Nueva Jersey buscando sustituta para ayudarlos a tener un hijo.

Tras el nacimiento de Melissa, la madre sustituta y biológica, Mary Beth Whitehead, se negó a ceder la custodia de la niña a la pareja.

Aunque los tribunales favorecieron a Whitehead como la madre legal del niño y declararon inválidos los contratos de maternidad subrogada, otorgaron la custodia de Melissa a la pareja Stern, por considerarlos mejor capacitados para atenderla.


Al obtener Melissa la mayoría de edad, solicitó la cancelación de los derechos de Whitehead y fue adoptada legalmente por Elizabeth Stern.


La gestación subrogada reúne características que la hacen un método con posibles enfrentamientos y tensiones por ambas partes, es por ello que su misma regulación representa un conflicto que ha derivado en distintas legislaciones alrededor del mundo.

Situación Legal de la gestación subrogada

La gestación subrogada ha sido un tema de extensa discusión legal en la mayoría de los países.

Alemania y Francia, por ejemplo, la prohíben, argumentando que tanto la madre sustituta como el producto, resultan perjudicados.

Hay países como Sudáfrica o Reino Unido que únicamente permiten que sea bajo condiciones altruistas.


En el reino unido, la madre sustituta es la madre legal del niño que lleve en su vientre y tiene el derecho de quedarse con él, aunque no estén genéticamente relacionados


Países como Estados Unidos (en algunos estados), favorecen los derechos de los contratantes sobre la gestante.

Otras naciones oscilan entre la autorización y la prohibición, creando un vacío legal que propicia que la gestación subrogada se vuelva más peligrosa y más costosa.


Tipos de gestación subrogada

Existen dos tipos principales de gestación subrogada:

Subrogación tradicional

En la subrogación tradicional, la madre sustituta actúa como donante de óvulos y como suplente del embrión, siendo ella inseminada de manera natural o artificial por el donante.

Debido al conflicto e incierta efectividad que supone la inseminación natural (por medio de relaciones sexuales), el método más común es el de la inseminación intrauterina (IIU).

La IIU consiste en obtener los espermatozoides del futuro padre biológico y colocarlos dentro del útero de la mujer, para que se desarrollen, ya de manera natural, la fertilización y el embarazo.

Por lo tanto, con la subrogación tradicional, la madre sustituta también es la madre biológica del niño.

Esta modalidad generalmente se usa si el óvulo biológico de la madre o el esperma del padre biológico, o ambos, no se pueden usar.

Es este el método de subrogación que, por sus características, suelen elegir las parejas homosexuales masculinas, o lo padres solteros.

En los últimos años la subrogación tradicional ha disminuido en su frecuencia de uso, ya que los padres de intención prefieren no mantener un lazo biológico con la gestante.

Subrogación gestacional

En la subrogación gestacional, el embrión se crea utilizando el esperma del padre biológico y el óvulo de la madre (FIV).

En el caso de la subrogación gestacional, los óvulos de la sustituta no son utilizados. Esto significa que el bebé no estará relacionado de manera biológica con la sustituta.

La fertilización in vitro es un procedimiento que inicia en el laboratorio. Sólo hasta que el óvulo biológico de la madre se fertiliza, el embrión es transferido al útero de la sustituta.

Si la madre de intención no puede aportar los óvulos, es posible recurrir a una donante de óvulos.

Después de que el embrión es colocado exitosamente en el útero de la sustituta, su vientre llevará el embrión hasta el término del embarazo.

Los factores que influyen en la tasa de efectividad de este procedimiento, dependen de diversos factores, especialmente la edad y salud de la madre biológica que proporciona los óvulos.


Conclusión

El método de gestación subrogada es un asunto muy delicado en el que intervienen factores económicos y psicosociales.

Se encuentran en esa línea delgada donde los sentimientos e intereses hacen de cada caso una historia diferente, no siempre con final feliz.

De la misma forma en la que se exige que padres adoptivos se sometan a una serie de exámenes de equilibrio mental y emocional, además de su capacidad económica solvente, la gestación subrogada requiere de un detenido análisis de la situación para que, tanto la sustituta como los padres de intención tengan, más allá de los medios económicos, la completa certeza de poder sobrellevar la decisión que están a punto de tomar y sortear los posibles inconvenientes.

La gestación subrogada es y seguirá siendo un procedimiento posible en el ámbito de la realidad, pero conflictiva a nivel moral

Es por ello que la subrogación gestacional es la más buscado, ya que impide una relación biológica con la sustituta.


Hay quienes opinan que no deberían regularse las decisiones de lo que pueden hacer las mujeres con su cuerpo


La experiencia indica que en asuntos donde el dinero hace la diferencia, siempre surgen víctimas, muchas veces inocentes.

¿Qué significa entonces maternidad? ¿Es correcto legislar al respecto?, ¿o debería anularse esta posibilidad? ¿Dónde quedan los derechos de los nacidos bajo este método?

Déjanos tu opinión en nuestra sección de comentarios más abajo, y comparte.


 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here