La terrible historia de Lina Medina, la madre más joven del mundo

0
564
Lina Medina

Lina Medina Vásquez es considerada como la niña mas pequeña del mundo en quedar embarazada. Ha sido la madre más joven de la historia al dar a luz a la edad de 5 años.

¿Pero cómo pudo ser posible semejante acto?

¿Quíen es Lina Medina?

Lina Medina nació el 27 de septiembre de 1933, en la Región Huancavelica, uno de los departamentos con mayor pobreza económica del Perú.

Sus padres fueron Tiburcio Medina, orfebre, y Victoria Losea, quienes en 1939 notaron sorprendidos que el vientre de su hija estaba creciendo conforme pasaban las semanas.

Temiendo que se pudiera tratar de un tumor, llevaron con un doctor a la pequeña Lina, entonces de 5 años de edad, a la ciudad de Pisco, donde se encontraba el centro médico más cercano.

Tras 70 kilómetros de travesía a pie, Lina y sus padres solicitaron consulta con el Dr. Gerardo Lozada, quien revisó a la pequeña, temiendo que se tratara de una neoplasia.

Para su asombro y desconcierto, el doctor diagnosticó que Lina Medina tenía siete meses de embarazo.

Seis semanas después, Medina se convirtió, a la edad de cinco años y siete meses, en la niña más joven en dar a luz, conservando hasta la actualidad este incómodo récord.

Su caso fue un balde de agua fría no solo para sus padres, sino también para los pediatras de la época, quienes jamás habían sabido, hasta entonces, de un caso de estas proporciones.

embarazada mas joven
Lina Medina Vásquez se convirtió en la niña mas pequeña del mundo en quedar embarazada a los 5 años de edad.

¿Cómo fue posible que quedara embarazada tan joven?

El caso de Lina Medina fue sin duda una gran sorpresa para propios y extraños, sin embargo, dentro de la comunidad médica, especialmente en la endocrinología pediátrica, este era un caso más, aunque extremo, de la llamada pubertad precoz.


Se estima que la pubertad precoz se desarrolla en uno de cada 10 mil niños, y que en el caso de ellas se puede dar antes de los 8 años de edad


Los análisis posteriores sugerían, tal como lo registra la Academia Americana de Obstetricia y Ginecología, que Lina comenzó a menstruar a los 2 años y 8 meses después de su nacimiento; otros informes afirmaban que había estado teniendo períodos menstruales regulares de 45 días desde la edad de tres años.

En el momento en el que la pequeña fue examinada, a los 5 años de edad, se constató que ya contaba entonces con signos de madurez prepuberal, tales como senos desarrollados, vello púbico, caderas más anchas y un crecimiento óseo avanzado.

Al parecer, en el momento en que Lina Medina quedó embarazada, antes de cumplir los 5 años de edad, su cuerpo correspondía al de una mujer muy pequeña e inmadura.

De acuerdo al doctor Juan Falen Boggio, afamado endocrinólogo adscrito al Instituto de Salud del Niño estatal, explicaría así años después este hecho a la agencia inglesa Reuter:

“La pubertad precoz de Lina le desarrolló antes de tiempo los caracteres sexuales y la capacidad de reproducción, pero mental y cronológicamente continuó teniendo la misma edad. Por eso es que chicos como ella son a menudo víctimas de abusos sexuales”


¿Quién es el verdadero padre de Gerardo Medina?

Medina nunca reveló, al menos públicamente, ni a sus médicos, ni a las autoridades, quién era el padre de su hijo.

Incluso el mismo Dr. Lozada se opuso en su momento a que la prensa acosara a la familia con preguntas incómodas.

Sin embargo, la sospecha principal recayó en su padre Tiburcio, quien permaneció preso por algunos días, tras el alumbramiento, en lo que se realizaba la investigación correspondiente, aun cuando siempre gritó a los cuatro vientos que era inocente.

Al no poder reunir las autoridades pruebas suficientes, Tiburcio tuvo que ser liberado. Sin embargo, también fue señalado de posible adulterio uno de los hermanos de Lina, idea que acabó siendo abandonada a falta de pruebas.

Muchas de las remotas aldeas indígenas del Perú, al igual que la gran mayoría de poblaciones alejadas de las grandes ciudades, sufren de serias carencias económicos y un sincretismo religioso, por lo que celebran festividades donde frecuentemente hay abuso de alcohol y se presentan casos de violación.

Otra idea mágica consistía en la espontánea concepción “sin pecado original”, una especie de virgen que había concebido por obra y gracia del Espíritu Santo.


También se esparció la idea de que Gerardo era hijo del dios Sol


Y no faltó quien asegurara que Lina pudo haberse embarazado al sentarse en la cama de sus padres, en la cual ellos previamente habrían mantenido relaciones sexuales.

Lina Medina era capaz de tener un embarazo a los 5 años, sí, pero la aberrante realidad es que tuvo que ser violada, ya que el propio médico que la analizó desde su llegada al centro médico afirmó que su himen no se conservaba intacto, por lo cual se infería que hubo una penetración.

El hijo de Lina Medina, Gerardo Medina, llamado así en honor al Dr. Gerardo Lozada, nació el 14 de mayo de 1939.

Gerardo pesó 2 kilos 700 gramos, y fue llevado a casa tras ser dado de alta del hospital.

El parto consistió en una cesárea, ya que, si bien Lina poseía para su edad caderas más anchas de lo normal, su frágil cuerpo aún no estaba preparado para recibir un bebé de tamaño estándar a través del canal de parto.

Como sucede en muchos casos con madres solteras muy jóvenes, el pequeño creció con la idea de que era uno más de los hijos de quienes en realidad eran sus abuelos maternos. Sería hasta los 10 años de edad, aproximadamente, cuando el chico conoció la verdad.

Como es de imaginarse, la familia Medina recibió diversas ofertas para presentarse en caravanas y teatros, incluso hubo una oferta de empresarios norteamericanos para que Lina y su hijo se presentaran en la Feria Mundial de Nueva York, como casos raros, con todos los gastos pagados, pero sus padres rechazaron la oferta.

Poco después, científicos ofrecieron a Lina una renta mensual y un pago anticipado de varios miles de dólares para realizar investigaciones en Estados Unidos, sin embargo, el entonces presidente del Perú, Oscar R. Benavides, emitió una ley para tener la custodia de ambos, en un supuesto intento por protegerlos, prometiéndoles una pensión vitalicia que nunca cumplió.

El 3 de septiembre de 2002, el diario El País publicó una nota en la que se decía que el gobierno peruano buscaba ayudar a Lina, esto tras la publicación de un libro que abrazaba esta historia a cargo del ginecólogo José Sandoval, desempolvando el añejo tema. Sandoval solicitó al gobierno resarcir la falta de compromiso y el abandono en el que se incurrió.

la madre mas joven del mundo
La historia de Lina Medina ha sido objetivo de diversos documentales y notas periodísticas. Pero a la fecha, Lina no ha recibido beneficio alguno.

Su hijo, Gerardo Medina, murió de una extraña enfermedad de la médula ósea a los 40 años de edad


¿Dónde vive actualmente Lina Medina?

Lina Medina se refugió para no ser presa de los medios que a toda costa ofrecían a la familia miles de dólares para lograr una entrevista.

Esta sería la historia de Lina, quien se dice que se mantiene alejada de los reflectores hasta la fecha para evitar ser objeto de acoso publicitario.

A sus 16 años, en 1955, Gerardo Medina fue entrevistado y aseguró entonces que deseaba ser médico, seguramente influenciado por la imagen de su casi tutor, el Dr. Gerardo Lozada.


En 1957, Lina Medina trabajaba, a sus 24 años, como secretaria en la clínica de Lima del Dr. Lozada


Lina pudo iniciar sus estudios ya en edad adulta y después, con el apoyo de Lozada, llevó también a su hijo a la escuela, época en la que el joven vivía una vida normal.

Ella se casó con un hombre llamado Raúl en la década de los años setenta, ambos procrearon un hijo que nació en 1972, cuando ella tenía 39 años de edad.

Medina y Raúl no eran personas adineradas, y hasta donde se sabe, en el año 2002, la pareja todavía estaba casada y vivía en un humilde barrio de Lima, conocido como Chicago Chico.

Su segundo hijo emigró a Tijuana, México.

Actualmente se desconocen los detalles tanto de su paradero y situación, como de su esposo e hijo.

Conclusión

A prácticamente 80 años de distancia, el caso de Lina Medina se impone como uno de los más sorprendentes en la historia médica del mundo.

Aunque se intentó hacer creer que fue una historia inventada, los numerosos registros de doctores que la trataron, así como radiografías claramente definidas de su abdomen que muestran los huesos de un feto en desarrollo dentro de su cuerpo, le dan una veracidad única.

Además, análisis de sangre confirmaron el embarazo y todos los artículos publicados en la literatura pasaron por el escrutinio de múltiples profesionales que dieron fe de este hecho insólito en la historia.